¿Por qué no alcanzo la máxima velocidad contratada?

No disfrutar de la máxima velocidad de conexión puede deberse a motivos de software o de hardware.

En el primer caso, debemos garantizar que ningún programa está consumiendo en exceso el ancho de banda y afectando a la velocidad general de conexión. Servicios de VPN o proxy pueden mermar de forma considerable los valores óptimos.

En lo relativo al hardware, una baja capacidad de la tarjeta de red de tu ordenador o un router de poca calidad o que sufra alguna avería, pueden ser motivos por los que la velocidad de conexión se vea perjudicada.